Regata de Travesía Campana – Villa La Ñata

Tomás Spangenberg nos cuenta su primer “regata de travesía larga”: 42 km desde Campana (Campana Boat Club) a Villa la Ñata (Club Teutonia) + 10 kilómetros a Tigre. Gracias Tomás por compartir y alentar a otros remeros a sumarse. Felicitamos a todas las tripulaciones que participaron de esta aventura.

Había pasado bastante tiempo desde que corrí mi última regata Travesía. Si bien venía entrenando a medias y saliendo a remar casi todos los fines de semana, cuando llega por parte de mis amigos la idea de participar, tuve que reconocer que me parecían demasiados kilómetros y que no sabía si estaba en condiciones de realizarla. Pero, sin pensarlo demasiado, acepté. Hasta este fin de semana pasado, sólo había corrido cuatro regatas en mí vida y ninguna había sido tan larga. 

Se acercaba la fecha y la ansiedad aumentaba de a poco. “¿Llegaré? ¿En qué estado? Ojalá que la corriente del río esté a nuestro favor. ¿Y si no?” Durante la semana empezamos con los preparativos y ya íbamos charlando algunas estrategias posibles. También me nutrí a través de las experiencias y relatos de quienes participaron en este tipo de regatas en varias ocasiones. En fin, de a poco fui metiéndome en la carrera.

Finalmente llegó el día. Ya nos encontrábamos todos en el club para partir en combi rumbo a Campana y se empezaba a respirar un muy buen clima a nivel grupal que se mantuvo hasta el final. Había mucho entusiasmo, ganas de probarse, competir pero por sobre todo, se notaba que la impronta era pasarla bien.

Al llegar al Campana Boat Club noté que los organizadores compartían el mismo espíritu: recibieron a los remeros con un desayuno para paliar un poco el clima frío y pusieron a disposición de todos las instalaciones de su casa. Asimismo, como muchos de ustedes sabrán, la etapa de bajada de los botes a la rampa, el armado y la subida de la tripulación despierta cierto nerviosismo, y si bien esa ansiedad es compartida entre todos, noté que aún así no se dejaba de lado el compañerismo y la camaradería, traducida en una actitud colaborativa hacia el otro.

Más allá del momento de confusión que tuvimos en la largada, la misma se dio de manera ordenada y al salir todos los botes con sus tripulaciones gritando alegremente, se reafirmaba que el evento se trataba de un festejo también. Debo decir que yo seguía mentalizado en remar lo mejor posible y llegar de la mejor manera, con lo cual tuve que resignar ese grito.

La carrera, creo, que en general fue pareja. Nosotros nos encontramos en un grupo de botes muy cerca entre sí que peleaban por mejores puestos. Gracias a la corriente del Paraná, algunos se despegaron rápidamente, aunque luego llegamos al Arroyo Correntino, donde la correntada se aquietó y nos volvimos a encontrar con varios botes que se nos habían alejado. Ese fue un condimento importantísimo para seguir mentalizados y no caerse en la competición. A nosotros nos sirvió para pelearla hasta en el último tramo y mantener un ritmo competitivo pero parejo durante toda la regata.

El paisaje, el remo como disciplina y trabajo coordinado en equipo, el clima festivo, el compañerismo, la camaradería y sobretodo compartirlo con amigos hicieron que esta primera experiencia sea única e inolvidable. Entiendo que es importante estar entrenado al menos un poco (luego depende del espíritu competitivo de cada uno), pero la sumatoria con todo lo demás hizo mucho más fuerza a la hora de empujar el bote.

Agradezco infinitamente a la toda la organización que estuvo impecable y convoco a todo aquel que no vivió la experiencia a que no se la pierda. ¡Vamos, BARC! ¡Hasta la próxima!

Tripulaciones del BARC:

  • González Bonorino, Alejandra / Olascoaga, María / Frutos, Mariana
  • Posado, Verónica / Caeiro, Fernando / Spangenberg, Tomás
  • Pérez Moreno, Carlos / Diez, Ricardo / Rodríguez Traverso, Ezequiel
  • Astorga, Adela / Pefaur, M.Teresa / Bachmann, Anita
  • Lustig, Mauro / Betti, Luis / Lamarque, Gilberto
  • Larcade, Gastón / Lleonart, Sebastián / Aredes , Lisandro

¡Felicitaciones! Nos vemos en la próxima travesía.

Acá podés ver todas las fotos.